viernes, 13 de enero de 2012

ACCIONES DIVINAS


Despojado de una vida feliz el niño creció, se hizo fuerte y se armó, con valor y con armas de fuego más un arma blanca de gran tamaño. El día de su venganza entró en la iglesia se acercó al sacerdote que ya no lo reconocía, le dio tres impactos de bala en el pecho y con el arma blanca corto las manos que tanto daño habían hecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada