jueves, 5 de enero de 2012

PERDIDO

Sus pupilas preguntaban por ella, sus manos sudaban nerviosas, sus labios sufrían el síndrome de abstinencia y las ideas eran solo de ella, como podría la vida del hombre aquel ser feliz si ya no le pertenecía?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada