jueves, 5 de enero de 2012

INDELEBLE


Resonaba la maquina y ardía la piel, las líneas que ahora se veían nunca irían a desaparecer, la construcción del ser reflejo de la tinta en la piel que se construye a partir de ideas, sueños, trabajo, sangre y arte; arte ideado por dos voluntades, un sacrificio y un talento, así es como resonaba la maquina, la maquina que me construye a lo que siempre he querido ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada