miércoles, 11 de enero de 2012

HIPSÍPILA


Perseguida, acechada, molestada, capturada, aplastada, arrastrada y moribunda, la hipsípila descubre que quizá nunca debió dejar el capullo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada